“... Brevemente, Aikido es bueno para tu cuerpo, tu mente y tu corazón... Y es divertido.”
Yoshimitsu Yamada Sensei - New York Aikikai

30 de junio de 2009

Aikido o la actitud del más fuerte

Aikido o la actitud del más fuerte


Es habitual al escuchar la conversación entre dos practicantes novatos (y a veces no tanto) que los oídos se nos llenen de palabras y frases como “no-violencia”, “hacerlo sin fuerza”, “sólo necesitas la respiración”, etc. La actitud en sí, aunque correcta; es a veces por desgracia mal entendida.

La marcha del Aikido es paralela a nuestra vida. De esta forma desde el mismo momento en que nacemos nuestro cuerpo y espíritu sufren cambios que se reflejan en nuestros actos. Por tanto es lógico pensar que el Aikido que practiquemos tiene que estar en consonancia con nuestro momento. Aunque estéticamente distinto, la esencia del Aikido de un anciano o de un joven de 30 años debería ser la misma. Pero esta misma esencia surge de nuestro estado actual de la relación entre cuerpo y espíritu que, aunque en equilibrio tiene que ser necesariamente distinta. Así deberíamos percibir en los movimientos del joven el vigor que proporciona la edad, y en los del anciano la serenidad que da la experiencia.

Una de las definiciones de Aikido es 'la vía de la unificación de cuerpo y mente...,'. Pero para lograr este objetive tenemos que trabajar las dos partes por igual y siempre de acuerdo con nuestro momento. Si nos decantamos más por una o por otra, el Aikido se desvirtúa. Los monjes Zen llegan a su ‘satori' a través del cuerpo, sometiéndolo a un trabajo extremo a un ayuno feroz o por cualquier otro camino que les permita ‘romper' el cuerpo. Los aikidokas hemos de seguir el mismo camino: conseguimos nuestro ‘satori' rompiendo las barreras del cuerpo y eso sólo es posible con un en
trenamiento duro y tenaz. De la misma forma que sólo unas tuberías fuertes y en buen estado conseguirán canalizar el agua, sólo un cuerpo fuerte conseguirá canalizar el ki con eficacia.

El espectro de edades que comprende la práctica es amplísimo desde la niñez hasta la tercera edad pero cada uno tiene que practicar con individualidad, llegando al límite en cada clase. Una persona de 60 años no puede forzar excesivamente sus articulaciones, y un joven de 20 años debe ser capaz de llegar al límite de sus fuerzas, avergonzándose ambos si no terminan la clase cansados. El mismo O’Sensei Morihei Ueshiba endureció su cuerpo ante la perspectiva de dedicarse al Budo.

No pretendo discutir en el presente artículo de las diferentes corrientes de Aikido que han ido apareciendo a lo largo de los años, pero si quisiera hacer unos breves comentarios personales sobre ellas. El Aikido es una unidad estructural, formada por un conjunto de técnicas, una importante carga espiritual, el cultivo de la personalidad, etc. En la práctica normal, estas parcelas deben ejercitarse por igual y al máximo, y siempre de acuerdo con las posibilidades de cada uno. Si por el contrario, se cae en el error de potenciar unas en detrimento de otras, se pierde la unidad. Si nos limitamos a trabajar únicamente la parte espiritual del Arte, el Aikido se conviene en un camino excesivamente filosófico, apartándonos de la realidad. De la misma manera, si nos dedicamos a coleccionar técnicas de combate, perdemos un aspecto fundamental del Aikido, su aplicación en la vida diaria será incompleta y por tanto equivocada. No quiero con estos comentarios marcar las directrices de la práctica todo lo contrario: cada uno debe saber por qué practica, y a dónde le lleva su práctica. De esta manera las clases pueden ser extremadamente duras en lo que a la parte física se refiere, pero siempre viendo más alía de la técnica de combate.

La gente, ante todo, tiende a coger prestado únicamente lo que le interesa, dejando de lado lo demás. Esto es lo que ocurre en algunos Dojos. Toman como modelo la práctica de O'Sensei Ueshiba, pero de forma equivocada: se fijan únicamente en momentos puntuales de su vida, olvidando su trabajo anterior e incluso los orígenes del Aikido, obligando a personas potencialmente vigorosas a practicar como lo haría alguien 40 años mayor. De la misma manera. Si nos dejamos llevar al otro extremo nos olvidamos del trabajo de O'Sensei en la vertiente espiritual y nuestro Aikido será también incompleto.

Cuando practicamos Aikido se debe focalizar. No se puede trabajar simultáneamente la técnica y la suavidad necesaria para que fluya el ki. Es por eso que hay momentos en que es necesario practicar con mayor suavidad, enfatizando aspectos importantes que sólo la práctica continuada permite captar, pero sin olvidar en ningún momento otros aspectos como los comentados en estas líneas.

La experiencia personal me enseña a valorar en su justa medida las diferentes formas en las que se manifestar el arte. La elaboración aplicada a los movimientos practicada por un gran maestro puede servir, una vez iniciado en el Aikido, para despertar nuevos retos en nuestro camino. Pero digo forma y no fondo, porque si las formas son distintas, el fondo es el mismo. Pequeñas variaciones pueden surgir fruto de la política particular del maestro en cuanto a la práctica (una mayor sensibilidad a las lesiones por ejemplo), pero son particularidades que no son importantes si se ve más allá.

Trabajemos por tanto de una forma completa sin dejarnos llevar por una violencia excesiva o por misticismos que no nos conducen a nada, Y sobre todo hagámoslo con un gran espíritu de superación, el único camino para avanzar.


*Tomado de "El Budoka” IIIª Época nº 252 Pág.8-9

10 de junio de 2009

Las Virtudes del Aikido

Las Virtudes del Aikido
Por Stanley Pranin
Traducido por Luis Burke

La popularidad del Aikido tanto en el Japón como en el exterior es un fenómeno posterior a la 2da. Guerra Mundial. Antiguos estudiantes del Fundador, Morihei Ueshiba tales como Koichi Tohei, Kisshomaru Ueshiba, Gozo Shioda, Kenji Tomiki y otros, seguidos por sus respectivos alumnos, fueron los responsables del crecimiento del arte a nivel internacional.

¿Que factores han sido los responsables de la gran aceptación del Aikido? Muchas personas al observar el arte por primera vez comentan sobre la belleza y gracia de las técnicas del Aikido. El atacante es arrojado sin esfuerzo aunque no sufre de ningún daño aparente durante el encuentro. La promesa del arte de defensa personal que protege al individuo mientras cuida al agresor es un concepto atractivo en términos filosóficos y morales en el mundo donde se encuentra presente el espectro de la violencia. La base ética del Aikido es aceptada por el hombre debido a su más profundo instinto de supervivencia. Al mismo momento, el arte ofrece una alternativa única a las técnicas violentas de otras artes marciales – técnicas que causan repugnancia moral a muchos.

A un nivel físico, el Aikido tiene mucho que ofrecer a la mente saludable. Los beneficios acumulativos producidos por los calentamientos, estiramientos, los ejercicios de proyectar y caídas son considerables. Muchos practicantes han pasado por unas transformaciones físicas dramáticas a través del entrenamiento del Aikido en búsqueda de un estilo de vida saludable. El ambiente social que se desarrolla en los dojos de Aikido es también una parte importante de la experiencia de entrenamiento de muchos practicantes. El Aikido tiende a trazar un rango amplio y los estudiantes continúan su práctica por más tiempo que aquellos que practican otras artes enfocadas en la competencia, principalmente por el dominio de los más jóvenes. Además, sería muy acertado decir que el Aikido tiene un porcentaje mayor de practicantes femeninos que cualquier otra arte marcial. Todo esto contribuye a un sentido fuerte de comunidad. Para muchos estudiantes de Aikido, el dojo es una extensión de o un sustituto de sus familias.

Aikido: El arte marcial, no-marcial
A pesar de todos los beneficios positivos del entrenamiento del Aikido, el arte aun no ha alcanzado su gran potencial como una fuerza social al promover armonía entre la gente. Aunque la relación no sea obvia, creo que se debe a la distancia que se esta creando en el arte de sus raíces marciales. Es debido a la atmósfera marcial del dojo la que le permite al estudiante desarrollar técnicas para el mundo real y eleva su nivel de entrenamiento más allá de cualquier sistema de salud. La omisión a la parte marcial del Aikido tiene su explicación en parte a circunstancias históricas.

La sociedad japonesa en la era de la post-guerra rechazaba la mentalidad militar que llevó al país a involucrarse en la Segunda Guerra Mundial. Dada el clima inhospitalario en donde estaba prohibida la práctica de artes marciales por años, la naturaleza marcial del Aikido fue omitida. En consecuencia, lo que quedó del arte que fue aceptada con los brazos abiertos por miles de practicantes, con ciertas excepciones, era un tanto diferente del concepto original del Fundador. Las técnicas retuvieron solamente el aspecto externo de un arte marcial y tenía la tendencia de ser practicada con tal devoción con una intensidad marcial. Veamos algunos factores que disminuyen al Aikido como arte marcial.

Ataques débiles
La raíz del problema, como yo lo veo recae sobre los ataques débiles que han sido una práctica común en los dojos de Aikido hoy en día. Pocas veces se les da entrenamiento a los estudiantes de cómo ejecutar un ataque efectivo, ya sea golpeando, con un agarre o usando ocasionalmente las técnicas de ahorque o de patadas. La situación empeora debido a la falta de interés o enfoque durante los ataques. Esta ausencia de intención firme de parte del atacante afecta su estado mental y la de la persona que está ejecutando la técnica. Ambas partes están presentes, al menos a nivel subconsciente del riesgo mínimo de lesión al entrenar bajo estas circunstancias. En consecuencia, la necesidad de mantener la mente enfocada para desarrollar técnicas reales de defensa personal desaparece del entrenamiento.

La omisión del atemi y el kiai
Un estudio del arte por el Fundador revela su énfasis en los atemi (golpes preventivos) y el kiai (gritos de combate) como una parte integral de sus técnicas. Se puede ver a O-Sensei ejecutando atemi y kiai en las filmaciones durante sus últimos años aun cuando el Aikido se había vuelto menos físico.

El Atemi y el kiai van mano a mano y son herramientas importantes para detener o redirigir la mente del atacante y desbalancearlo con éxito. Aun si no se llega a dar el golpe físico, el estado mental que previene y rompe el ataque es un componente vital dentro del Aikido. A pesar de esto, en muchos dojos hoy en día, el uso del atemi y el kiai traerían discordia del maestro encargado quien los califica como crudas, violentas y que no tienen cabida en el arte de la “armonía”. Este concepto erróneo común nos muestra una falta de entendimiento de los orígenes marciales del arte y la teoría y practica del Fundador.

Fracaso en desbalancear a un atacante
La combinación de ataques débiles, la falta de los atemi y kiai en la práctica del Aikido nos lleva inevitablemente al fracaso de los practicantes en intentar ejecutar técnicas sin desbalancear a su atacante. Un atacante sin intención que conozca la técnica a aplicarse no será controlado con facilidad. Esto introduce un elemento artificial de conspiración en la interacción entre practicantes y resulta en una atmósfera que difiere fundamentalmente de la intensidad en un encuentro real.

Uso de la fuerza y proyecciones “aparentes”
La consecuencia lógica de los lapsos de entrenamiento mencionados antes sería la ejecución de proyecciones y controles mediocres e imprecisos. Ya que no existe un control total del atacante, frecuentemente se recurre a la fuerza física para completar la técnica. Esto nos conduce a choques y aumenta el riesgo de lesiones.

Otro escenario es que ninguna de las partes hace un esfuerzo serio en la técnica y el juego entre ambos se vuelve algo más que una conspiración coreografiada.

El progreso de los practicantes en un ambiente en donde la “presencia marcial” no existe y donde principios de entrenamientos no son observados, será retardado. Peor aun, algunos que son producto de esta clase de entrenamiento tendrán la ilusión de que sus técnicas pueden ser usadas en una situación real.

El deterioro físico prematuro de los instructores
Sospecho que cierto segmento de la población del Aikido esta de acuerdo con las observaciones mencionadas antes. Por otro lado, el próximo tópico que iniciaré generará sin duda controversias en muchos cuarteles.

En casi 40 años de mi participación en el Aikido he observado a numerosos maestros pasar de unas condiciones óptimas a un estado de deterioro de salud, y en casos, a una muerte prematura. Todos frecuentemente han acelerado el proceso inevitable de la vejez a través de la escogencia de pobres estilos de vida. Al ir envejeciendo sus cuerpos, los maestros frecuentemente adaptan sus técnicas para compensar sus impedimentos físicos y la habilidad disminuida de moverse. Mas aun, ellos detienen su practica de “dar-y-recibir” en donde sus roles como uke (el atacante) y nage (persona proyectando) son intercambiados. Ellos se convierten en “maestros” pero dejan de ser “practicantes” tal como eran durante sus años de formación.

El retiro de los maestros del entrenamiento en pareja sea que resulte o no de una decisión consciente tiene efectos profundos en sus carreras como aikidokas. Al no hacer ejercicios de calentamiento ni caídas, disminuye el acondicionamiento y la flexibilidad del cuerpo. Enfocando exclusivamente en proyectar contribuye a un deterioro de la estructura corporal y de la tonificación muscular la cual le da paso a las lesiones. Como los maestros pocas veces practican con una visión amplia, se forma una capa artificial en su progreso porque su grupo de compañeros de entrenamiento esta limitada principalmente a sus estudiantes quienes por lo regular son de un nivel mucho mas bajo.

Remedios
Mucho de lo que se necesita hacer para restaurar la naturaleza marcial del Aikido en concordancia a la visión de O-Sensei involucra la corrección de los malos hábitos de entrenamiento mencionados arriba. Aquí hay una lista de pasos concretos que podrían ser tomados que revolucionaría literalmente al Aikido y restauraría su gran potencial como una fuerza de mejora social.

Enseñando técnicas de ataque
Primero que nada, se les debería dar una gran atención a la enseñanza de los ataques efectivos y con intención a los estudiantes de Aikido. Esto quizás requiera que algunos maestros hagan un intercambio de entrenamiento o algo por el estilo para adquirir las destrezas necesarias.

¿Que clase de ataques deberían ser introducidas en el dojo de Aikido? Esto será una decisión personal de cada instructor a cargo. Creo que los golpes básicos de karate, boxeo y otros sistemas sofisticados deberían ser considerados.

Los Estudiantes deberían estar familiarizados también con las patadas, al menos a un nivel básico. Aunque no prevalezca como los golpes, es posible ser confrontado con patadas en un encuentro real.

Aprender defensa contra patadas ayuda también al estudiante a superar el problema común de la “visión de túnel”. Por ejemplo, los principiantes tienden a enfocar su atención en el aspecto inicial de un ataque – generalmente un puño o un agarre – y fracasan en reconocer la posibilidad de un ataque secundario. Cuando los estudiantes se dan cuenta que deben considerar otras clases de ataques tales como las patadas, su estado de alerta aumenta.

Aprender a patear bien también ayudara a los estudiantes del Aikido con sus caídas ya que es más difícil y peligroso proyectarse desde una patada. Se debe tomar precaución en proceder lentamente ya que aumenta el riesgo de lesiones.

Entre los sistemas existentes del Aikido, el estilo Yoseikan desarrollado por Minoru Mochizuki toma esta manera ecléctica de incorporar elementos de varias artes. Los estudiantes de este sistema aprenden conocimientos básicos de Karate y judo además de entrenar con armas.

Mas allá, uno quizás quiera introducir ataques con armas, con o sin filo. El entrenamiento con armas es una herramienta útil para enseñar la importancia del maai (distancia) bajo diferentes circunstancias y ofrece muchos otros beneficios. El currículo del Aikido de Iwama de Morihiro Saito es un ejemplo de una perspectiva sistemática del entrenamiento con armas.

El resultado final de la mejora de la calidad de los ataques tendrá mayor importancia durante el entrenamiento y la creación de una atmósfera de seriedad y respeto hacia los compañeros. El elemento del riesgo presente en el entrenamiento de las artes marciales será reconocido y al tomar precauciones se evitan actitudes que puedan conducir a lesiones.

Retornando al atemi y el kiai
Se debe animar y reintroducir el atemi y el kiai en los dojos de Aikido. El Atemi y el kiai son extremadamente importantes ya que permiten al practicante a vencer superioridades físicas y numéricas en un encuentro real. Son de ayuda invalorable para neutralizar un ataque y desbalancear a un oponente. Ellos abren el paso a la aplicación de las técnicas de Aikido sin fuerza y con poca resistencia.

Debería ser posible el poder ejecutar un atemi o usar el kiai virtualmente durante cualquier fase de una técnica de Aikido, no solo al principio. Los estudiantes deberían ser entrenados para poder reconocer las aperturas en cualquier oportunidad. Shoji Nishio ha desarrollado técnicas de atemi a un alto nivel y su forma marcial de Aikido es una referencia de mucho valor.

A un nivel más alto, el atemi quizás no tenga presencia física. Un artista marcial avanzado puede alcanzar el efecto de un atemi a través del lenguaje corporal sutil mientras que siempre exista la mentalidad del ataque preventivo. Si ven filmaciones de O-Sensei con cuidado pueden notar este principio en operación la cual es un elemento clave en las proyecciones “sin tocar”.

Manteniendo al atacante fuera de balance

Un principio fundamental pero frecuentemente rechazado es la importancia de desbalancear a un atacante y mantener el control desde el principio de una técnica hasta el punto decisivo de aplicar un control o una proyección. Frecuentemente he observado técnicas enseñadas a estudiantes en donde se le quita el balance al atacante al principio para que lo recupere justo antes de la proyección.

Uno solamente debe observar el centro de gravedad del uke para determinar si ha perdido o no su balance. Los estudiantes constantemente deberían vigilar el centro de gravedad de su compañero para determinar si sus técnicas son efectivas.

Antes de culminar este punto, un ejercicio interesante para hacer cuando vayan a una demostración de Aikido es el de ver los movimientos de uke mas que los de nage. Si el balance de uke esta siendo controlada a través de la técnica entonces están observando a un verdadero maestro.

Postura y control de la respiración

Otras áreas que frecuentemente son olvidadas en el entrenamiento del Aikido son las posturas y respiraciones correctas. Nage debería fomentar la buena postura y mantener su balance durante la técnica.

La atención a los hábitos de respiración son recalcados pocas veces en el entrenamiento en el dojo. Al controlar tu respiración se hace posible crear y mantener un ritmo interno corporal que reducirá la fatiga y hará que sea más fácil mantener la compostura por el estrés bajo un entrenamiento vigoroso. Aprender a observar nuestra respiración nos ayudará también para desarrollar la habilidad de “leer” la respiración de nuestros oponentes. Esto es útil para sentir el tiempo y la intención de un ataque antes de que ocurra.

Los Instructores deben volver a entrenar
Las razones mas comunes dadas por maestros del Aikido de haber cesado en su entrenamiento habitual son los efectos limitantes de la edad y la acumulación de lesiones. Ciertamente no podemos escapar de los efectos del tiempo ni del desgaste del cuerpo por un entrenamiento vigoroso del Aikido.

Dicho esto, no existe nada que detenga a los instructores a entrenar dentro de sus limitaciones y a su propio ritmo. Como yo lo veo, el elemento clave está en continuar con los ejercicios de estiramiento, los calentamientos y las caídas hasta cierto punto. ¡Tienes la opción de hacerlo o no!

El Fundador mantuvo su flexibilidad bien avanzado en su 80s y hasta era capaz de separar las piernas por completo. También se le puede ver siendo proyectado por un niño a los 79 años en uno de sus filmaciones.

En muchas escuelas de kobujutsu tienen la costumbre que el maestro sirva de atacante y sea proyectado por estudiantes semi-avanzados cuando es necesario. Verán esto si atienden una demostración clásica de artes marciales. ¡Imaginen por un momento como cambiarían las cosas si instructores de Aikido de alto nivel fueran capaces de servir de ukes a sus estudiantes durante alguna demostración! ¿Existe alguna manera mejor para que los maestros impulsen el desarrollo de sus estudiantes?

Creo ciertamente que es posible de sumar diez buenos años a nuestra carrera en el Aikido al adoptar la actitud sugerida. Les haré saber en 20 años como funcionó esta teoría en mi caso.

Intercambio de entrenamiento
Creo que una de las cosas mas positivas que instructores y practicantes deberían considerar es el intercambio de entrenamiento en otras artes. Aquí nuevamente podemos ver un ejemplo de O-Sensei quien estudió un gran número de artes marciales durante su vida. También hizo los arreglos para la boda de su hija con un experto famoso de kendo y permitió que se formase y practicase un grupo de kendo en el antiguo dojo Kobukan. A los 54 años, el Fundador comenzó formalmente sus estudios de Kashima Shinto-ryu, una escuela clásica con cientos de años de tradición. El tomó muchísimo de su conocimiento del Kashima Shinto-ryu para el desarrollo de su aiki ken. O-Sensei también invitó a maestros de otras artes al Hombu Dojo Aikikai para que visitasen y diesen demostraciones. El siempre estaba preparado para “absorber técnicas” de otros expertos a través de su observación aguda.

Uno de los propósitos principales del evento del Aiki Expo anual patrocinado por Aikido Journal es el de incentivar y facilitar el intercambio de entrenamiento entre diferentes grupos.


Conclusión
He intentado explicar aquí que lo que ha sido denominado como "Aikido moderno" realmente es una mutación de los conceptos originales relacionados con el Aikido del Fundador. Debido a la difusión considerable del arte en el Japón de la post-guerra y en el extranjero y el paso de más de cinco décadas, estas formas alteradas del Aikido han llegado a ser consideradas la norma. La suposición de la mayoría es que estos nuevos enfoques reflejan la intención del Fundador mientras a una escala mayor éste no sea el caso. La mayoría de las críticas al Aikido de hoy surgen porque las formas modernas del Aikido se han desviado de los preceptos principales del Fundador. Las sugerencias ofrecidas en este artículo producirían, si son adoptados por una sección significante de la población del Aikido, un cambio inmenso en la calidad del arte y en la percepción de escépticos externos. Nuestra intención es el de llevar este camino a un final deseable al organizar eventos futuros tales como el Aiki Expo.

Stanley Pranin
Tokio, Agosto 2002

Origen del BASTON CORTO “JO”

Origen del BASTON CORTO “JO”



Japon cuna del bastón “Bo”


En la tierra del sol naciente se han encontrado unos bastones de piedra pertenecientes a tierras remotas los que hoy se les denomina ishi-jo. La utilidad de estos bastones debio ser mas para la labranza que para golpear a un enemigo, ya que su exagerado pesono se podia comparar con la ligereza de una bien afilada espada de un bushi (Samurai).

Aunque el ishi-jo no fuera utilizado para combatir por su excesivo peso, podia caber la posibilidad de que fuera un baston de entrenamiento, el Aikidoca Fujasawa utilizaba un baston de hierro para obtener fuerza y habilidad. No existe ningun registro de que hubieran estilos sistematizados, ya sea del Bo o del Jo, hasta el siglo 6 d. de C.

Mientras que el baston corto Jo no existen datos de una posible influencia China, del Bo o baston largo se puede afirmar que si recibio influencia desde China, ya que el baston Chino “Paan” y el “Bo” japones guardan una estrecha relacion en cuanto longitud y peso y l mas importante es que a ambos se les denomina con el mismo ideograma, su pronunciación japonesa es “Bo” en pronunciación Chino-Cantonesa es “Paan”.

La leyenda sostiene que hacia el año 800d de C, vivia un joven llamado”Yeung Ng Long” el cual era un gran experto en el manejo de la lanza.

Un dia decidio dedicarse a la vida ascetica y se convirtió en un monje del monasterio Shao-Lin-Chi. Una vez aceptado, el continuo practicando con su lanza, pero los monjes superiores le dijeron que un monje no podia manejar la lanza ya que era un arma de guerrero echa para matar. El problema esta en la punta metalica de la lanza. Debido a que Yeung Ng Long necesitaba moverse y practicar, arranco la punta de la lanza y la conrvitio en un largo baston con el que poco a poco fue desarrolando nuevas tecnicas.

Debido a que el arma ya no era metalica ya era utilizada por los guerreros chinos, el baston causo un gran impacto entre los monjes y fue utilizado como “Bordon” en sus viajes y como metodo de autodefensa ante posibles ataques.

Despues de la destrucción del monasterio Shao-Lin las tecnicas del baston, al igual que las tencicas de mano desnuda se extendieron por toda China. Pronto crecio la fama del baston de China y llego hasta el punto, que la literatura en el siglo XVI, coloco en manos de Tai-Shing el Rey Mono un bastn para luchar contra los demonios que querian capturaral monje Tan en su peregrinación al Oeste, con el paso de los años ser un maestro en el arte del Baston era sinonimo de ser un gran artista marcial.

Los monjes chinos y en su afan de expandir el Budismo, fueron los primeros en llegar a Japon, influenciarian a los monjes guerreros Japoneses, “Sojei” en el arte del Baston.

Haci el periodo Kamakura(1147 al 1408) en pleno poder Shogun, ya existian tecnicas de Bastón bien organizadas pero esta arma no tenia un puesto de importacia en el Bu-jutsu japones.


Escuela Muso Shinden-Ryu

Despues de la expasión de dicha arma por los monjes guerreros “So-Jei” la tercera fase del desarrollo del Bastón en el país del “sol naciente”, vendria el gran maestro Izasa Lenao (1397-1488), fundador de la escuela Katory-Ryu.

Izasa Lenao desarrollo su propio metodo del manejo del “BO” adaptando para combatir contra las armas del “Bugei” ademas de dar su propia vision a “BO” Izasa fua todavía mas lejos y lo masifico en sus caracteristicas fisicas logrando un nuevo bast{on llamado “Roku-Shaku-Bo, (que según el artista marcial y escritor Donn F Draeger) mediria aproximadamente 6 pies, la madera utilizada para este baston fue la de roble y todo ello contribuyó a que este bastón en manos de un Bushi bien entrenado, y en ausencia de su espada le permitiera realizar verdaderas proezas. Con el desarrollo del Bastón la escuela de Izasa dio sus propias innovaciones tecnicas en cuanto al manejo, a todas las armas que por auquellos dias se manejaban en Japon.

Cuando la escuela Katori-Ryu ya gozaba de una gran reputacion vivia en Japon un artista marcial llamado Muso Gonnosuke, el cual fascinado por el arte del baston, estudio el metodo Bo-Jutsu (arte del Bo) de auqlla escuela, asi como todas las otras armas que en ella se enseñaban. Una vez domino todas las armas , especialmente el Bo, Muso marcho a estudiar la escuela Kashima-Ryu y depuse de estudiar aquel metodo, cobinotodas las enseñanzas que habia recibido convistirndose asi en un esperto de gran renombre.

El Jo originalmente fue concebido como una vara redonda de roble blanco, de 1,28 metros de largo y 2 centímetros de diámetro. La madera debe dejarse secar naturalmente para lograr su peso justo, balance y elasticidad. Es tan versátil que puede usarse como una espada o para golpes directos contra un adversario y como consecuencia de su diseño es manejado suavemente y con gran velocidad.

La leyenda atribuye el origen del Jo a Muso Gonnosuke quien era experto en el manejo del Bo. Famoso a lo largo de todo Japón marcho a Edo y participo en muchos combates contra espadachines (Ken-shi) y contra otros expertos de diversas armas, de sus multiples combates nunca recibio una derrota, hasta que se enfrento con el gran Bushi y Ken-shi “Miyamoto Mussashi” que lo vencería a las afueras de la antigua ciudad de Edo (Tokio moderno). Ambos contendientes no habían sufrido derrota alguna hasta el momento. El combate fue una demostración de insuperable habilidad, Musashi golpeó con todas sus fuerzas mientras Gonnosuke bloqueó el golpe, en ese momento cuenta la historia que Musashi desenvaina su sable corto y marca el golpe de la victoria; perdonando la vida de Gonnosuke considerado un adversario digno. Gonnosuke se retiró con la amarga sensación de la derrota en la boca, pero era consciente de que había sido perdonado lo cual lo llevo a un cambio decisivo en su vida y por unos años se dedicó a desarrollar la forma de derrotar el estilo de “los dos sables” de Musashi sin conseguirlo por lo que se retiró a meditar sobre su vida y las sagradas artes marciales.

Gonnosuke vivía una vida austera, de constante y estricta disciplina, meditaba y ayunaba hasta que en una noche la guía divina le mostró lo que debía hacer. En los días siguientes buscó el roble indicado, cortó una rama y de esta confeccionó una vara. A diferencia del Bo, esta era más corta, liviana y pequeña en diámetro: era el arma que le había sido revelada en sus sueños.

Luego de mucho esfuerzo Gonnosuke había desarrollado una nueva arma a la cual llamo Jo. Luego se dedicó a desarrollar nuevas técnicas y movimientos considerando que esta nueva arma lo posicionaría mucho más cerca de su oponente. Perfeccionar su técnica le llevó aproximadamente unos dos años logrando combinaciones de trabas, golpes sobre puntos vitales del cuerpo a los que llamo atemi. Cuando se sintió preparado salió de su reclusión para enfrentarse nuevamente con cualquiera que se le cruzara.

Como era de esperarse no pasó mucho tiempo para que su camino y el de Musashi se cruzaran nuevamente, y así fue. El nuevo combate se desarrollaba de una forma totalmente diferente al primero, el tiempo parecía detenerse y Gonnosuke no podía sacar lo mejor de su creación pero en un abrir y cerrar de ojos y con movimientos casi imperceptibles Muso Gonnosuke logra una clara victoria sobre Musashi, la historia dio un giro y Musashi sufrió la primer derrota de su vida. El momento era crítico pero debido a que este era un duelo de verdaderos Samurái Muso Gonnosuke perdonó la vida de Miyamoto Musashi recordando cómo había sido perdonada la de él. De ese lugar se retiraron dos maestros de las artes marciales los cuales nunca fueron derrotados salvo el uno con el otro, esta increíble historia se desarrolló cerca del año 1600 de nuestra era.



Tomado
Parte de Dr. Juan Trakal http://www.aikidoaikido.com.ar/
y http://www.facebook.com/note.php?note_id=212500855146&ref=nf

Explicación Aikido

Aikikai de Cali

Aikikai de Cali
Participantes Aikikai de Cali Seminario Nacional MAYO 2012

Seminarios Sansuikai Internacional

Seminarios Sansuikai Internacional
Seminarios Sansuikai Internacional Latinoamerica

Lugares de Práctica y Horario

Sede Sur de Cali
ESCUELA DE ARTES MARCIALES DOJO VICTORIA.
Cra. 56 # 11A - 63, Dentro del Gimnasio las Pilas. Cel. 301 792 2992 Cali, Colombia.

Sede Norte de Cali
CENTRO DE ARTES MARCIALES RENSHUKAN (www.renshukan.com) Avenida. 4 Norte No. 43N-25 Barrio La Flora. Tel. +57 2 664-4709 Escuela Cel.+57 310-821-8820. Cali, Colombia

Aikikai de Cali Cel. +57 301-792-2992, +57 311-383-6144
Haz Click aquí para ver los Horarios