“... Brevemente, Aikido es bueno para tu cuerpo, tu mente y tu corazón... Y es divertido.”
Yoshimitsu Yamada Sensei - New York Aikikai

29 de mayo de 2011

Exámenes Dan para Tener en Cuenta

Exámenes Dan para Tener en Cuenta

Entrevista a David y Roberto Sánchez, 
miembros del comité técnico. Revista Dojo, nº342


Palabras del Director Técnico a los candidatos a Dan.

Como Director Técnico, Maestro, y practicante, sé el esfuerzo, responsabilidad y compromiso que asumís al presentaros a examen, tanto de primero como de segundo Dan. Es por ello que además os recomiendo que no olvidéis ni la evaluación honesta y crítica de vuestro trabajo, ni el respeto al tribunal.

EL REPLANTEO

Hay algo que todos los practicantes de Aikido tenemos en común: la inquietud inagotable que no se conforma y que debe lidiar permanentemente con la frustración.

El replanteo podría ayudarnos a definir esos largos períodos en los que uno no hace más que darse cuenta de todos sus errores y parece no avanzar. Lo podemos ligar también, fácilmente, al concepto de los grados que tiene el maestro Tamura, y que él relaciona con las etapas de frustración que hay que superar.

En el momento en el que ves que la frustración forma parte de la evolución, te tranquilizas. Descubres que los momentos de estancamiento son necesarios para replanteárselo todo.
Cuanto más te comprometes con la práctica y más tiempo le dedicas, mayor es la frustración y mayor la energía necesaria para volver a empezar. Pero esto es interesantísimo para la práctica, y también para la vida de cada uno.

Si basas tu Aikido en el simple hecho de practicar años y años, más de 20, más de 30, lo único que conseguirás es entrar en un proceso de estancamiento del que no se sale. Es necesario el replanteo honrado, como el concepto de sable del maestro Tamura.

El sable sirve para cortar a un ponente, pero también a uno mismo. Analizarnos y analizar nuestra práctica.

Cuando llegan la frustración y el estancamiento, hay dos opciones: seguir adelante sin replantearnos nada, lo que detendrá toda evolución en el estudio del Aikido; o ser honesto, replantearse, y volver a empezar con todo lo que conlleva. Es muy duro, pero es la manera de evolucionar.

EL RESPETO AL TRIBUNAL

Es importante que el candidato haya contado con un profesor cualificado que además de prepararlo técnicamente y de una manera personalizada, haya sabido transmitirle Ética Marcial, respeto a los niveles superiores.

El tribunal está formado por los niveles más altos, siempre superiores a los del candidato, y adquiridos por méritos propios. Sus decisiones son incuestionables.

El trabajo del candidato es valorado de manera objetiva, siguiendo el criterio y exigencias establecidas para esa convocatoria. Son diferentes en cada ocasión, varían para cada grado y parten de un criterio general marcado por el nivel inferior.

Si un segundo Dan hace peor ejercicio que un candidato a primero, nadie cuestionará que lo haya hecho bien, pero no habrá cubierto las expectativas para su nivel.

RESUMIENDO


1. Los exámenes son parte de la evolución honesta de la práctica.
2. Se dispone de un tribunal competente y reconocido internacionalmente.
3. El número de candidatos está limitado para poder personalizar la evaluación; unos 15 por convocatoria.
4. Se respetan las parejas propuestas, pese a no ser lo habitual.
5. Para el examen, y con el fin de ayudar al candidato, se seleccionan las técnicas más básicas.
6. La prueba es igual para primer y segundo Dan.
7. El tiempo de ejecución oscila entre los 20 y los 30 minutos por candidato.


Entrevista a David y Roberto Sánchez, 
miembros del comité técnico. Revista Dojo, nº342

13 de mayo de 2011

Aikido, Filosofía de Vida

Aikido, filosofía de vida
En una reciente entrevista realizada al Sensei Robert Frager 6º Dan, que tuvo el privilegio de practicar en los años 60 junto a O-Sensei, le preguntaron cuál era su mejor recuerdo de la estancia pasada junto a Morihei Ueshiba. Él contestó que un día se levantó de buena mañana como era su costumbre y tras realizar algunos ejercicios de Yoga en el exterior de la casa, entró a su habitación para hacer su meditación matutina. Para su sorpresa, aquel día su mente se encontraba calmada y experimentó una cierta paz interior. Sintiéndose muy bien consigo mismo y sabiendo que en aquella época en el Aikikai Hombu Dojo se practicaba con el mismo uke durante toda la sesión, pensó que ese día entrenaría duro con algún segundo o tercer Dan (él era 1º Dan) con la intención de progresar lo más rápido posible. Pero antes de empezar la clase una chica occidental amiga suya se le acercó junto a un joven australiano, Bob, que vestía kimono nuevo y cinturón blanco, dejándolo a su cuidado. De pronto sus planes se vieron truncados y por su mente pasaron mil ideas y escapatorias posibles a una situación incómoda. Sólo tenía dos opciones practicar con un novato recién llegado o dejarlo a su suerte junto a los japoneses, y nunca mejor dicho porque no en vano el Aikikai Hombu Dojo recibía el sobrenombre del dojo del infierno, debido a la dureza de sus entrenamientos.

Finalmente pensó que lo correcto era entrenar con Bob y olvidarse de sus perspectivas iniciales. A lo largo del entrenamiento miraba con envidia como sus compañeros japoneses literalmente volaban de un lado a otro en un sinfín de proyecciones, que daban un aspecto irreal y descorazonador a su propia situación, frente a un alumno novel que apenas si sabia moverse. No obstante se armó de voluntad y decidió ofrecerle a Bob el mejor Keiko (entrenamiento marcial) que jamás hubiera tenido, forzándolo hasta sus límites. Al cabo de un rato apareció en el tatami O’Sensei. Todos se sentaron en seiza y Ueshiba los escrutó con la mirada, al cabo de unos instantes y ante la sorpresa de todo el mundo dijo: “Nadie aquí está haciendo Aikido de verdad. No habéis entendido lo que es el Aikido. Ninguno de vosotros intenta cooperar. Nadie excepto por él” y señaló directamente a Robert Frager.

En ese momento se dio cuenta de que O’Sensei había comprendido todo el drama por el que había estado pasando y cómo había reaccionado. Un regalo que jamás olvidó y que aún ahora, después, de muchos años sigue reciente en su memoria.

Tal vez la clave sea esa precisamente, y es que el Aikido es algo más que un arte marcial de defensa personal. Es todo un sistema de vida, de comprensión de la unidad en la diversidad, de la cooperación frente a la competición. Son estos testimonios de la vida de O’Sensei los que tendrían que hacernos reflexionar sobre qué representa el Aikido para nosotros y de qué forma puede ser para nosotros una filosofía de vida.







Tomado de http://www.facebook.com/pages/AIKIDO-PARA-COMPARTIR/122723217754637


6 de mayo de 2011

Aceptar lo inaceptable

Aceptar lo inaceptable



* Escrito por Howard Yanes Sensei 3er. Dan (Caracas - Venezuela)
* Texto e Imagen tomado del Perfil de Facebook Aikido Zen Shin Dojo (Caracas - Venezuela)

El cuerpo humano es un receptor de sentimientos y emociones que se quedan grabadas en diferentes canales musculares del cuerpo. Dependiendo de la percepción que tenga la mente del mundo con el que interactúa existirá mas tensión muscular en una parte del cuerpo que en otra, la percepción del mundo exterior nos da la capacidad o no de responder mejor a nivel corporal y viceversa. Esa relación mente-cuerpo y cuerpo-mente es como la de uke-tori.

La percepción del compañero y lo que interpretamos como rigidez no es una terquedad en no caer, es una vida reflejada en tensiones, de sentimientos y emociones estancadas en el cuerpo, de una mente con un sólo patrón de percepción. Cuando se trabaja con el cuerpo estamos trabajando con el instrumento que interactúa con más del 70% de la comunicación llamada no verbal y es allí donde es imposible mentir.

Si dejamos de percibir las limitaciones y colocar en la mente otro estado de ánimo para afrontar lo desconocido sería más fácil entender la relación uke-tori o mejor dicho tori-uke, donde el aprendizaje no está dirigido a qué tanta potencia puedo poner sobre él, si no cuanto de mí puedo poner para que crezca y que pueda recibir esa potencia.

Aceptar lo inaceptable es entender las necesidades propias, derribar la barrera del silencio, comunicar lo que cada uno sienta que necesita para mejorar y transmitir ese propósito. Imponer la técnica sin antes conocer la causa de alguien que está por debajo de nuestro nivel de práctica no es el propósito del entrenamiento. Para practicar con más intensidad debe buscar uno con más nivel de práctica que le enseñe a crecer y no a pisar, ya que es la manera en la que nos gustaría aprender. Como seres humanos en una era moderna carente de valores, de la imposición no se aprende nada bueno.

En clases he visto que cuando salen al examen, van con estrés, no escuchan, se les olvida la técnica, se les va la respiración. Y cuando les he pedido en cualquier día que pidan un uke y que trabajen libres han mostrado otro nivel de control, tranquilidad y resistencia. Esto me dice que el cuerpo lo sabe y también que la mente es la que lo bloquea.



¡Gracias por mejorar!

Texto: Howard Yanes
Correccion/traduccion: Justina Sokes





To Accept the Unacceptable:

The human body is a receptor of feelings and emotions that stay engraved in the different muscular channels of the body. Depending on the mind’s perception of the world with which it interacts, there will be more muscular tension in one part of the body than in another part, the perception of the external world either gives or doesn’t give us the capacity to respond better at the corporal level, and vice-versa. That relationship of mind-body and body-mind is like that of uke-tori.

The perception of one’s partner and what is interpreted as rigidity isn’t really stubbornness to avoid falling, but rather it is life reflected in tensions, in the feelings and emotions that stay stuck in the body, of a mind that has only one pattern of perception. When we work with the body, we are working with an instrument that interacts with more than 70% of a type of communication called nonverbal, and this is where it is impossible to lie.

If we allow ourselves to stop perceiving the limitations, and to rather place the mind at another state or mood to face the unknown, it will be easier to understand the relationship of uke-tori or better said, tori-uke, where learning is not aimed at how much power I can exert over a person, but rather at how much of myself I can give so that the person can grow and can receive that power.

To accept the unacceptable is to understand one’s own needs, to break down the barrier of silence, to communicate what each person feels that he/she needs to improve and to transmit that purpose. To impose a technique without first knowing the cause of someone still beneath your own level of practice is not the purpose of training. In order to practice with more intensity, one should find someone with more practice level to teach one how to grow but without stepping on top of each other, because this is the way we all would like to learn. Like human beings in a modern era lacking in values, nothing good is learned by imposition.

During classes, I have seen that when they come out to do exams, they go with stress, they don’t listen, they forget a technique, and they stop breathing. And when I’ve asked them at any such given day to ask for an uke to work freely, they have shown another level of control, of tranquility and endurance. This tells me that the body knows, and also it is the mind that blocks it.

Thank you for improving!

Howard Yanes

* Escrito por Howard Yanes Sensei 3er. Dan (Caracas - Venezuela)
* Texto e Imagen tomado del Perfil de Facebook Aikido Zen Shin Dojo (Caracas - Venezuela)

Explicación Aikido

Aikikai de Cali

Aikikai de Cali
Participantes Aikikai de Cali Seminario Nacional MAYO 2012

Seminarios Sansuikai Internacional

Seminarios Sansuikai Internacional
Seminarios Sansuikai Internacional Latinoamerica

Lugares de Práctica y Horario

Sede Sur de Cali
ESCUELA DE ARTES MARCIALES DOJO VICTORIA.
Cra. 56 # 11A - 63, Dentro del Gimnasio las Pilas. Cel. 301 792 2992 Cali, Colombia.

Sede Norte de Cali
CENTRO DE ARTES MARCIALES RENSHUKAN (www.renshukan.com) Avenida. 4 Norte No. 43N-25 Barrio La Flora. Tel. +57 2 664-4709 Escuela Cel.+57 310-821-8820. Cali, Colombia

Aikikai de Cali Cel. +57 301-792-2992, +57 311-383-6144
Haz Click aquí para ver los Horarios