“... Brevemente, Aikido es bueno para tu cuerpo, tu mente y tu corazón... Y es divertido.”
Yoshimitsu Yamada Sensei - New York Aikikai

10 de septiembre de 2011

La Elección de O'Sensei

LA ELECCIÓN DE O'SENSEI

(El Hombre de Shingu Parte 2.)



"Te lo he dado todo, Michio San, Hoy te doy el 10º dan. ¡Agárrate!". MORIHEI UESHIBA

La elección de O'Sensei Morihei UESHIBA es ante todo la elección del lugar, del alma y del corazón.

La elección del lugar, debido a que, por el hecho de haber nacido, O'Sensei se consideraba "Hijo de Kumano", ya que sus padres habían realizado varias peregrinaciones al Kumano Hongu de Taïsha, pidiendo el nacimiento de un hijo. Durante toda su vida O'Sensei irá a Kumano, para orar, entrenarse y practicar el Aikido, en el marco incomparable de los santuarios naturales, de árboles milenarios, donde los templos se entrelazan con el bosque, con su arquitectura de madera virgen.

O'Sensei, junto con HIKITSUCHI Sensei, podrá vivir plenamente lo que recomendará más tarde gracias a una comunión completa con la naturaleza y a un entrenamiento intensivo del Aikido y del Bo-Jutsu: "para comprender al Aikido hay que estudiar los antiguos textos del Kojiki".

Es cierto que en Japón la historia de los hombres no puede separarse de la de los dioses. La historia de las antiguas divinidades forma el Ko-Shinto o antiguo Shinto, situado antes de la introducción del Budismo (hacia 538 d. J.C.).

La filosofía del shinto antiguo se expresa en el Kojiki "Recopilación de las Cosas Antiguas", que va desde los orígenes hasta el año 628, y que ha sido recopilado por O No Yasumaro en 712 d. J.C.

Es la obra más antigua redactada en japonés y un valioso documento utilizado por sacerdotes y sabios para estudiar los principios metafísicos del Shinto.

Insiste básicamente en el reconocimiento de la armonía del universo y en la identidad del hombre y el universo.

Las búsquedas en torno a la mitología japonesa han puesto en evidencia huellas de influencia del Asia Continental, sobre todo en lo referente a los mitos cosmogónicos y ciertos mitólogos describen al personaje de la Diosa del Sol AMATERASU O MI KAMI, con trazos chamánicos.

"Entonces todas las divinidades celestes ordenaron a las dos divinidades IZANAGI NO MIKOTO y IZANAMI NO MIKOTO, que solidificarán el país que flota a la deriva... Les confiaron una alabarda celeste adornada de joyas..."

Las dos divinidades, de pie sobre el Celeste Puente Flotante, apuntaron la alabarda hacia abajo y batieron el agua salada... Y cuando la sacaron del agua, las gotas de agua cayeron de la punta de esta alabarda, se agitaron unas sobre otras y formaron las islas..."

Así nació Japón, asociado desde los orígenes de su historia a la historia mitológica de los dioses presentes, integrados en los elementos de la naturaleza. Los árboles, las montañas, las rocas, las cascadas nacían de concepciones animistas. Las divinidades primordiales como IZANAGI NO MIKOTO y IZANAMI NO MIKOTO y luego la multitud de kami que derivan de ellas tendrán cualidades y poderes extraordinarios. Los árboles en especial, los más altos y venerables, más que milenarios, se considerarán árboles sagrados. Serán respetados, tanto por la fuerza espiritual que emanan de ellos cuando los hombres los designen, como por ser lugar de residencia de los dioses o kami.

Durante su vida O'Sensei realizará más de 150 peregrinaciones a la región de Kumano y a los templos de Hongu, acompañado por HIKITSUCHI Sensei. Se entrenaran juntos y practicaran el Aikido con esta dimensión excepcional dada por el carácter grandioso del lugar, con una búsqueda constante de la unidad y comunicación con las energías vitales de la gran naturaleza, dando lugar al nacimiento de un verdadero Aikido.

Hay un hecho en la vida de O'Sensei, una experiencia física y metafísica que repercutirá profundamente en su vida espiritual que será el fundamento de la creación del Aikido después de la guerra.

O'Sensei Morihei UESHIBA dice: "Durante la primavera de 1.925, mientras paseaba por el jardín, tuve de repente la impresión de que el universo temblaba y que un espíritu de oro surgía del suelo, envolvía mi cuerpo y lo transformaba en oro".

"En este instante, mi cuerpo y mi espíritu se aligeraron, comprendía el murmullo de los pájaros, y tuve una clara consciencia del espíritu de Dios, creador de este universo".

"En este momento recibí la iluminación, el Amor de Dios es la fuente del Budo, el Amor que protege a todos los seres. Lágrimas de alegría corrían por mis mejillas, sin poder pararlas".

"Desde este momento crece en mí el sentimiento de que toda la tierra es mi hogar que sol, luna y estrellas me pertenecen. Me siento liberado de todo deseo de tener una situación, de poder, de ser famoso, pero también de ser fuerte".

"Comprendí que el Budo no consiste en derribar al suelo al contrincante, que no es tampoco el instrumento a través del cual llevamos al mundo a la destrucción por las armas. El verdadero Budo es aceptar el Espíritu del Universo, mantener la paz en el mundo, engendrar, proteger y valorar todo lo que vive en la Naturaleza".

"Comprendí que la práctica del Budo consiste en recibir el Amor de Dios que engendra, proteger y valorar a todos los seres de la creación. A integrarlo y utilizarlo en su cuerpo y en su corazón".

O'Sensei Morihei UESHIBA era un hombre de combates y desafíos. Desafíos en la ventura de la tierra en Manchuria y, luego, desafíos a los hombres durante toda su vida de Budo, desafíos en los combates de hombre a hombre, de dojo a dojo.

Hay una cierta incredulidad frente a las extraordinarias facultades de O'Sensei entrenando, como una necesidad de comprobar si no podía ser vencido, cada vez, los que lo intentaron cuentan: "Quería intentar tocar el cuerpo de O'Sensei y siempre que creía poder hacerlo, ¡todo mi cuerpo volaba por los aires! No tengo ni la menor idea de cómo ocurría..."

Un discípulo de los últimos años recuerda: "Me había transformado en un grano de arena, era como si el cuerpo de O'Sensei me hubiese absorbido en el aire".

Todos cuentan y dan testimonio del mismo fenómeno, del absoluto poder de O'Sensei. HIKITSUCHI Sensei dice: "su técnica era como un viento fresco, una brisa de primavera. El Budo de Kaiso (el Fundador) era fresco y sin ataduras. Esto expresaba su estado anímico. Además, su poder era absoluto, y si uno le atacaba con ánimo enemigo, inmediatamente era vencido, traspasado por un rayo".

"Estoy seguro que Kaiso Morihei UESHIBA era como una encarnación divina, puesto que ha dedicado su vida a la búsqueda de una vía para ultimar el Budo Japonés. En él no hay ningún elemento brutal, como el agua que fluye sin estancarse. Me acuerdo de las palabras de Kaiso cuando me hablaba me decía: "Es como si un viento ligero atravesase mi cuerpo".

El Reverendo SOYABE del templo Kozanji en Tanabe recuerda: "Las técnicas enseñadas por O'Sensei eran sencillas y claras, o mejor dicho, enseñaba movimientos de base de manera bastante estricta. Podemos decir sin exagerar que toda su enseñanza se apoyaba y concentraba en el desarrollo de los movimientos de base".

Si O'Sensei era severo en la enseñanza de las técnicas de base, también lo era HIKITSUCHI Sensei enseñando Bo-Jutsu. La posición de pies y manos, el ángulo de los pies, su separación, la manera de avanzar, de desplazarse, todo ello era enseñado con precisión.

De vez en cuando, en el dojo de Shingu, HIKITSUCHI Sensei toma un bokken o un bo y "ataca" al que realiza el kata. Pone de relieve la lógica de las conexiones que constituyen el kata. Pero siempre insiste en el hecho de que no hay que hacer kumite-jo, porque uno se acostumbre a esperar, y en Aikido NO HAY QUE ESPERAR.

HIKITSUCHI Sensei habla fácilmente de sus recuerdos de los entrenos con O'Sensei. Son momentos que viven todavía en la memoria del cuerpo y del corazón. Cuando habla de ellos, a menudo su mirada es interior. No ha olvidado ninguno de los momentos pasados al lado de O'Sensei.

A veces O'Sensei despertaba a sus discípulos a media noche para entrenar y practicar el ken. HIKITSUCHI Sensei cuenta: "Un día, en el mes de agosto de 1.957, hacia las 24 de la madrugada, O'Sensei me llamó al dojo. Allí estaba, sosteniendo un espléndido bokken, regalo del doctor OKAWA Shimei. O'Sensei lo apreciaba mucho. Estaba allí, frente a él, sosteniendo un bokken de madera de níspero, hecho por el propio O'Sensei. Entonces O'Sensei me dijo: "atácame cuando quieras si ves el momento oportuno".

"Después de muchos movimientos hubo un momento en que comprendí, por el sentimiento y por el sonido que algo me había ocurrido. ¡Había curvado el bokken de O'Sensei!".

"Y entonces él me dijo: "¡Basta ya!". El bokken de O'Sensei estaba roto, ¡un buen trozo de la punta! Empecé a buscar el trozo por todas partes, sin encontrarlo. De repente, O'Sensei me dijo: "¿qué buscas? ¿Es eso? Y diciendo esto, saca del interior de su chaqueta el trozo de bokken, que había tocado exactamente el sitio de su corazón".

Este episodio de un entreno excepcional es todavía inexplicable, y a partir de esta experiencia HIKITSUCHI Sensei se entrenará todavía más intensamente, hasta alcanzar el nivel en el que O'Sensei le relevara el secreto de la enseñanza del Bo-Jutsu Masakatsu.

Durante este mismo mes de agosto de 1957 HIKITSUCHI Sensei recibe de manos de O'Sensei el pergamino (makimono) que le permitirá enseñar el Bo-Jutsu Masakatsu, como reconocimiento de su dominio de los secretos del Bo-Jutsu. En este pergamino, pintado por un famoso artista y que ilustra los últimos secretos del Arte de las Lanza, ha escrito O'Sensei inscripciones sobre las funciones del Bo-Jutsu Masakatsu.

Este documento extraordinario se llama "Bo-Jutsu Masakatsu Oku Hisaden". Engloba mediante dibujos y explicaciones los kata de Bo-Jutsu de O'Sensei. Los dibujos son de KANDA Masami y el texto redactado por el propio O'Sensei.

Pocas personas han visto este documento único. Cuando, en alguna ocasión especial, HIKITSUCHI Sensei los despliega con gran respeto y atención, es como mirar una gran tira dibujada donde están los secretos del Arte de las Lanza.

HIKITSUCHI Sensei enseña los kata de Bo-Jutsu, seis, a algunos de sus alumnos. O'Sensei creó estos kata, y sólo se enseña el primero, el kata de base. Cuando se asimila este primer kata es más fácil aprender los restantes. Algunos practicantes han tenido la suerte de recibir esta enseñanza, que requiere gran vigilancia y atención. Luego, hay que entrenarse sólo para repetir y desarrollar lo que el cuerpo ha recibido y comprendido de manera intuitiva.

Pocas personas tienen hoy en día altas graduaciones de Bo-Jutsu. Clint GEORGE en (U.S.A.) es 5º dan, igual que Gérard BLAIZE es 5º dan en Francia, y alguno de sus alumnos ha recibido algún grado en los entrenos de Shingu.

El año 1957 es un buen año para el entreno con O'Sensei. A los 40 años HIKITSUCHI Sensei se encuentra en plena forma y entrena intensamente con O'Sensei, su mirada es grave, hacia la lejanía, y ninguna sonrisa ilumina su cara. Es una época de rigor y de intensos esfuerzos en cada instante. Esta serenidad, esta intensidad en los entrenos, dan como resultado una especie de perfección en la ejecución y O'Sensei enseña a HIKITSUCHI Sensei el sho, chiku, bai no ken, el ken del Pino, del Bambú y de la Ciruela.

O'Sensei dio a su práctica del ken los nombres de sho, chiku, bai no ken, para hacer hincapié en las principales cualidades que todo practicante debe tener.

La del Sho o Pino representa la verdadera sinceridad. Para los japoneses la rama del pino no tiene dos caras sino una sola siempre la misma. Simboliza un carácter puro lleno de constancia.

La del Chiku o Bambú simboliza la flexibilidad y la fuerza, una energía que nada puede parar, que no se deja vencer por los dolores ni las agresiones de la vida.

Símbolo de la dulzura es Bai, la Ciruela, que da la noción del instante, de la eternidad debido a su sabor a la vez dulce y amargo.

Técnicamente el Sho Chiku Bai no Ken es sencillo. Consta de tres formas básicas que se mueven según un triángulo, desplazando los pies y las caderas. Como explica HIKITSUCHI Sensei, el sho chiku, bai no ken enseña la unidad porque sus movimientos se realizan en el momento en que la persona de enfrente piensa atacar. Así se crea el Saki no Saki, el estado del "ANTES DEL ANTES" en la acción.

En una entrevista reciente, Gerard BLAIZE, 6 º dan de Aikido y alumno directo de HIKITSUCHI Sensei, explicaba a Bernard MARTINO, autor de la serie "Los Cantos de lo Invisible" (retransmitido por Antena 2 en noviembre de 1990) como tuvo lugar su primer encuentro con HIKITSUCHI Sensei.

"Mi primera estancia en Shingu data ya de hace 14 años. Creo que lo que me atrajo al principio en el Aikido fue la belleza, pero no sentí que había detrás un fenómeno imperceptible que sólo podemos entrever. Cuando conocí a HIKITSUCHI Sensei tuve como una especie de respuesta que venía del cuerpo, de la técnica. En el Aikido la dimensión energética pasa siempre por la técnica".

"Un día, hicimos un pequeño combate, me dijo: "toma el bokken", y él tomó el bo. Dos veces ocurrió algo extraño durante el combate su bo estaba encima de mí, se había terminado. Tenía la impresión de que algo me había tocado, paralizado..."
"Tuve el sentimiento durante este combate, donde nada se había decidido de antemano y que era libre, de que había sido aspirado. Era como si hubiese tomado mi ataque y un segundo después, todo había acabado".

"Si debiera definir a HIKITSUCHI Sensei en pocas palabras diría que es un hombre que da mucho pero no comete ninguna falta. Prefiere marcharse antes que actuar mal. Busca siempre la perfección, no quiere cometer errores ni en el plano de la técnica ni en la posición que ocupa. Si nota que algo no marcha bien, se marchará sin decir nada. Algunas veces se le puede considerar muy estricto, pero con el tiempo uno comprende que esta serenidad es debida a su deseo de actuar perfectamente según lo que ha recibido del Fundador de Aikido".

La vida de HIKITSUCHI Sensei no es un largo río tranquilo. Discípulo próximo de O'Sensei. Personaje fuera de lo común, tan profundamente japonés, su vida entera, marcada por los duelos y el dolor de pruebas físicas y morales intensas. Cuando O'Sensei le dice al otorgarle el 10º dan: "¡Agárrate, Michio San! es con una premonición de las pruebas que deberá afrontar.

No es 10º dan el que quiere serlo. Es el resultado de los años pasados junto a O'Sensei, divididos entre momentos de intensa emoción pero también años de sacrificios. Durante todos estos años HIKITSUCHI Sensei estará siempre al lado de O'Sensei cada vez que vendrá a la región de Kumano. El hecho de estar cerca de él, seguirle en sus viajes, ayudarle a subir las escaleras del templo, todos estos detalles y atenciones enraizarán una relación de corazón a corazón, una manera simbiótica de recibir una verdadera educación.

El 9 de enero de 1969 (Showa 44), durante el último viaje a la región de Kumano que él tanto quería, O'Sensei convoca a 5 testigos, uno de ellos era el señor KUBOKATSU, el primero de sus fieles alumnos de Shingu. Dice entonces a HIKITSUCHI Sensei: "Michio San, te lo he dado todo, todo lo que sabía, hoy te doy el 10º dan ¡Agárrate!".

Con la voz llena de emoción HIKITSUCHI Sensei recuerda esos momentos como si hubiesen ocurrido ayer. "O'Sensei era para mí un maestro insustituible. Era también mi padre. Mientras vivía creí que había entre nosotros un profundo vínculo que debía existir ya antes de nacer. Cuando me acuerdo, me embarga una gran gratitud hacia O'Sensei. Nunca olvidaré estos momentos".

Tampoco podré olvidar las últimas horas vividas al lado de O'Sensei durante las últimas semanas de su vida en abril de 1969. Durante todo un mes, HIKITSUCHI Sensei estará al lado de su Maestro, ayudándole en las oraciones, cuidando de él en todo momento. El 25 de abril parece que O'Sensei se encuentra mejor, y tranquilizado, HIKITSUCHI Sensei regresa a su casa en Shingu.

Pero al día siguiente le llaman por teléfono desde el Hombu Dojo en Tokio para darle la noticia: O'Sensei ha marchado para reunirse con sus antepasados. Era el 26 de abril de 1969 a las 5 horas de la mañana.

Más allá de la muerte, la memoria de O'Sensei quedará viva en el Dojo de Shingu. HIKITSUCHI Sensei recibe un depósito sagrado: la barba y los cabellos de O'Sensei se conservarán en el mueble santuario del dojo. Y allí donde unos meses antes todavía se oía la voz y las plegarias de O'Sensei, se oficiará el 26 de junio una ceremonia con los sacerdotes de los santuarios de Kumano Hongu Taïsha y con la presencia de los representantes de los grandes santuarios de la región.

A partir de este momento y quizás en este único Dojo de Japón se celebrara el "Mitama Sai" en esta fecha aniversario. Ello permite a HIKITSUCHI Sensei y a los presentes renovar los lazos que les unen con el Fundador, a través de las oraciones y la memoria del corazón.

Poco antes de morir O'Sensei había dejado escrito en su testamento la misión de HIKITSUCHI Sensei: continuar con la enseñanza del Aikido, cuidar con solicitud el Nidaï Doshu y vigilar que los altos grados sean otorgados por su hijo Doshu Kisshomaru UESHIBA y por HIKITSUCHI Sensei.

"Michio San, tú eres como yo, has nacido para hacer Budo, sigue pues la vía del Budo toda tu vida. ¿No podrías crear un Dojo en Shingu?"

Publicar un comentario

Explicación Aikido

Aikikai de Cali

Aikikai de Cali
Participantes Aikikai de Cali Seminario Nacional MAYO 2012

Seminarios Sansuikai Internacional

Seminarios Sansuikai Internacional
Seminarios Sansuikai Internacional Latinoamerica

Lugares de Práctica y Horario

Sede Sur de Cali
ESCUELA DE ARTES MARCIALES DOJO VICTORIA.
Cra. 56 # 11A - 63, Dentro del Gimnasio las Pilas. Cel. 301 792 2992 Cali, Colombia.

Sede Norte de Cali
CENTRO DE ARTES MARCIALES RENSHUKAN (www.renshukan.com) Avenida. 4 Norte No. 43N-25 Barrio La Flora. Tel. +57 2 664-4709 Escuela Cel.+57 310-821-8820. Cali, Colombia

Aikikai de Cali Cel. +57 301-792-2992, +57 311-383-6144
Haz Click aquí para ver los Horarios