“... Brevemente, Aikido es bueno para tu cuerpo, tu mente y tu corazón... Y es divertido.”
Yoshimitsu Yamada Sensei - New York Aikikai

15 de diciembre de 2012

Aikido, la no violencia y la maestría emocional


Aikido, la no violencia y la maestría emocional



Tengo un gran amigo llamado Brent que tiene una pasión por el Aikido. Me invito una vez a ver uno de sus entrenamientos. Fue una noche encantadora donde vi disciplina, comunicación entre seres humanos, un gran cuidado por el cuerpo y la mente, respeto y felicidad. Es la forma de arte marcial, con la cual mas me identifico. Me encantan sus pensamientos y filosofías. Encontré una descripción corta y concisa del arte de aikido en un libro que estoy leyendo actualmente “Inteligencia Emocional” del autor Daniel Goleman (el cual fue el libro que mas me influencio el año pasado, un libro que merece y eventualmente recibirá su propio artículo de blog acá): “Aikido es el arte de la reconciliación. El que tiene el deseo de usar violencia ha perdido su conexión con el universo. Si uno trata de dominar a las personas ya has sido derrotado. Aikido es el estudio de como resolver conflictos, no como comenzarlos.”

Aunque me encanto ver el entrenamiento de Aikido, no sentí que me era para mi. Como dicen muchos hombres cuando están tratando de terminar una relación, “No eres tu el problema, soy yo. Y era la verdad pues no estaba tratando de salirme de ninguna clase de compromiso ni siento que haya nada mal con aikido. Es mas bien que yo vivo mi vida con la filosofía de no violencia. Entonces aunque la meta sea correcta, el método no es lo que yo escogería. Aunque de hecho aikido es un método de no violencia (porque por definición la violencia es agresiva y tiene la intención de causar daño), la fuerza física y las técnicas usadas en el aikido pueden causar mucho daño ya sea por mal uso o simple error. Un problema que siempre he tenido es que en situaciones en donde usan violencia contra mi, no he sabido mejor solución que el usar la violencia para protegerme (aparte de correr, cuando hay esa opción). Pero hoy tuve uno de esos momentos de iluminación divina, un momento de realización, un “aha!” La herramienta que necesito para solucionar situaciones violentas y poder vivir con mi filosofía de no violencia es maestría emocional.

Acá esta el cuento que relata Daniel Golman y el cual inspiró este blog. Un buen amigo suyo, Terry Dobson, que estaba en ese momento en Japón estudiando aikido, se encontró en una situación violenta en un metro y estaba a punto de poner en practica sus conocimientos aprendidos para dominar a este hombre grande y borracho que estaba actuando violentamente contra los pasajeros de ese tren. Justamente en el momento en que iba a confrontar a este hombre, otro señor mayor y mas sabio nos enseño a todos una gran lección de maestría emocional.

“Terry se levanto lenta pero deliberadamente. Al verlo, el borracho grito, ‘Ah! Un extranjero! Tu necesitas una lección en modales japoneses!’ y se alisto para atacar a Terry. Pero justo en el momento de atacar, alguien grito con una voz llena de alegría... “Hola!” El grito tenía un tono agradable, como el de quien se encuentra de repente con un viejo y querido amigo.

El borracho, sorprendido, se volteo a ver a un hombre japones pequeño, de 70 años vestido en un kimono. El hombre miro con amor al borracho y con la mano le señalo que se acercara. El borracho se acerco dándole una mirada que decía, ‘¿Por que diablos debería escucharlo a usted?’ ‘¿Que haz estado tomando?’ le pregunto el hombre mayor, con ojos que irradiaban compasión. ‘¿Sake, y que le importa a usted? grito el borracho. 'Ah que bueno' dijo el anciano en un tono amigable. 'Vez, a mi también me encanta el sake. Cada noche mi esposa y yo calentamos una botella de sake y salimos al jardín y nos sentamos en una vieja banca… Le contó sobre sus arboles de caqui que tenía en el jardín, los demás tesoros que tenía en el jardín y sus noche tomando sake.

La cara del borracho comenzó a calmarse y sus puños se relajaron.

‘Si… me encanta el árbol de caqui, también…’ dijo con voz calmada. 'Si', respondió el anciano con una voz llena de energía, ‘y estoy seguro de que tienes una esposa maravillosa. 'No', respondió el hombre. 'Mi esposa murió…' 

Llorando, el hombre le contó la triste historia de como había perdido su esposa, su casa, su trabajo, y el hecho de estar avergonzado de su vida.

En ese momento llego el metro a la parada de Terry y al bajarse oyó como el anciano invitaba al borracho a su casa a charlar y vio como el borracho se acostó en la silla del tren con su cabeza en las rodillas del anciano.

Eso es maestría emocional.”

Yo soy Colombiano y la situación de violencia en mi país es algo que me hiere el corazón y por el cual siento pasión. Se que no sería capaz de manejar la situación del metro como lo hizo el anciano. Algún día espero que si. No puedo imaginarme el tener que enfrentar los horrores de violencia que se viven a diario en mi país, tanto físicos como psicológicos y menos el tener la paz y la fuerza para poder enfrentar una situación así con maestría emocional. El secuestro es una de las cosas mas horrorosas que me puedo imaginar, tanto para el secuestrado como para los amados que quedan en ese horror psicológico del incierto.

He tenido el honor de conocer a alguien con esa clase de maestría emocional. Es el padre de un amigo mio de la escuela, un hombre de mucha cultura y sabiduría, un actor de profesión. El fue secuestrado al principio de los noventas y estuvo en captura durante casi dos años. Su reacción ante la situación fue el de tratar de entender y amara a sus secuestradores en lo que fuera posible. Luego de un tiempo entro en confianza con unos de los miembros de la guerrilla que lo habían secuestrado y se dio cuenta que mucho de ellos no sabían leer ni escribir. Entonces dedico los siguientes dos años de su vida a enseñarles a sus captores a leer y escribir. Luego fue “milagrosamente” liberado sin daño ni recompensa. Eso es maestría emocional.

Yo se que Colombia esta lleno de héroes de la vida diaria, cuyos cuentos nunca se dan a conocer, pues los medio de prensa tienen intereses en publicar miedo y horror. Si sabes de uno de estos héroes cotidianos, me encantaría saber su cuento.

---
(La imagen que he puesto es mi fotografía favorita sobre la guerra en Colombia, tomada por León Dario Pelaez. Fue publicada en la revista”Reporteros Sin Fronteras” en octubre del 2007, edición que recibí de regalo de mi gran amiga y mentora Malle. Gracias Malle!)

1 de diciembre de 2012

En Orbita "Aikido, el camino de la energía y la armonía"

Aikido, el camino de la energía y la armonía




 
Por:
Nicolás Guarín / @nicolasguarin

Paul Scheuermann, es un experimentado practicante colombiano de Aikido, ó, en menos palabras un Aikidoka, que hace años asiste disciplinadamente al Centro de Artes Marciales de Kioto. Luego de haber visto una de las prácticas de su dojo llamado “AIKIDO KIOTO” me quedaron sonando de la sensei, la maestra: “Cuando yo muestro las técnicas, es muy importante que ustedes vean lo que no se ve”

“¿Qué es lo que no se ve?” le pregunta a Paul más tarde. Un “mmmm” prologado me hizo entender que había tocado un tema complejo de responder. Paul ya ha desarrollado algo que la mayoría de los Japoneses tienen y que a la vez, algunos colombianos como yo carecemos: Control del la palabra. Es decir, Paul piensa muy bien antes de hablar.
“Lo que no se ve es la práctica de mañana, la práctica de ayer, la práctica de pasado mañana. Esto es algo que está profundamente arraigado en el Budismo” fue lo primero que respondió este colombiano que desde hace 8 años vino a Japón para profundizar sus conocimientos en el Aikido y entender cómo en un país con un pasado de guerreros, se creó un arte marcial basado en el control de la violencia y la protección del adversario.

“El Budismo es una religión que le da mucha importancia a la contemplación. Pero la contemplación no es una actividad pasiva de simplemente estar ahí en las nubes, sino de observar muy atentamente todo lo que está pasando alrededor” Añadió Paul y escuchando esto, pude entender mejor a qué se refería. Sólo recordando lo visto en la práctica de Aikido en el dojo, me fue fácil confirmar que la observación, la precisión y la concentración son fundamentales en este arte marcial no competitivo.

Un ejemplo son las numerosas correcciones que hace la maestra durante la práctica y que generalmente se hacen usando los cuerpos de los estudiantes. En ellas no son extraños los comentarios cómo este: “A un atacante más grande que uno, no se le puede tomar del antebrazo por que le puede devolver la técnica. Se le toma de acá, de la mitad de la palma de la mano. Así con estos cuatro dedos acá y este otro acá. Si no lo toman de acá, así, es imposible. Imposible, imposible”.

En el Aikido tener en cuenta todos los elementos que afectan el resultado: La velocidad del atacante, su peso, la forma del cuerpo y su comportamiento, el ángulo en el que ataca, el momento en que debe ser aplicada la técnica, la intención con la que ataca el oponente. Todo esto, en fracciones de segundo, es lo que se tiene que observar y entender para poder aplicar una técnica. Una decisión tomada en un instante, que llevada a un caso extremo podría salvar una vida. “Todo ese estudio es lo que comporta la práctica del Aikido” resumió Paul. “Meditación a la Aikido” pensé yo.

“Pero esta forma de contemplar a través de hacer una actividad no sólo es para el Aikido, y se puede ver en Japón casi diariamente. No sólo en los lugares obvios como los jardines de los templos budistas y en la ceremonia del té, sino también en las actividades cotidianas como la escritura, el dibujo, la fotografía, la cocina y los arreglos florarles.

Esa parte contemplativa en un actividad se marca con la palabra “camino” en Japonés que se dice “Do”. Ese es el “Do” del “Sado” la ceremonia del té, el “Do” del “Shodo” la caligrafía japonesa, y por supuesto, el “Do” del Aikido. Como la mayoría de japoneses entran en contacto con alguna de estas prácticas desde pequeños, desarrollan un muy alto de nivel observación y apreciación por los detalles.

“Cuando se observa cada detalle, se mira con atención cómo funcionan las cosas y se entiende lo que está alrededor, se puede actuar” Fue lo último que me dijo Paul sobre lo que se aprende haciendo Aikido, justo antes de que termináramos la entrevista.

Desde que escuché esas palabras no son más claras para mí el Aikido y en muchas actividades japonesas ese algo que antes no podía ver.


30 de noviembre de 2012

El Aikido en las Fuerzas de Seguridad


El Aikido en las Fuerzas de Seguridad 

Escrito por Fernando Alberto Cartofiel.

Imagen tomada de http://www.escuelakisei.com/actividades/defensa-personal-policial/

Uno de los mayores dilemas que encuentran las fuerzas de orden público para la aplicación de de la ley hoy en día, es el continuo incremento en el número de asaltos a civiles como a los propios oficiales de policía y seguridad privada. 

Es en este punto cuando surge el dilema:-¿Cuál es la mejor forma en que pueden llevar a cabo el cumplimiento de su deber o trabajo?-.

Muchas policías y miembros de otros organismos de seguridad han sido desarmados y heridos posteriormente con sus propias armas, surgiendo en este punto la siguiente pregunta: -¿Cómo deben defenderse los que nos defienden?-...

La demanda de protección de los derechos individuales está siendo constantemente reclamada por los miembros de la sociedad, quienes exigen el cumplimiento de la ley y el orden. Dichas peticiones colocan en un dilema a las personas encargadas de mantener la seguridad:
  1. Por un lado son requeridos por el público para detener y neutralizar a las personas agresivas y peligrosas de manera rápida y efectiva.
  2. Por otra parte son acusados injustamente de brutalidad y recaen sobre ellos multas y sanciones, siendo ellos mismos penados por la ley que trataban de proteger. A menudo los oficiales y el personal de seguridad buscan encontrar respuestas para estas cuestiones básicas:
  1. ¿Cuándo es apropiado el uso de la fuerza para detener a una persona?
  2. ¿Qué tipo de fuerza y cuánta debería de emplearse?
  3. ¿Qué debo hacer para evitar ser denunciado por exceso de fuerza, etc.?
Aunque día tras día deban de responder a estas preguntas de forma instantánea y definitiva a fin de auto protegerse, no siempre las consecuencias son buenas. La respuesta a esta clara necesidad la encontró la policía de Japón en el AIKIDO.

Comprobaron en muchos casos que las técnicas de control y reducción pueden ser aplicadas fácilmente y con maestría por los oficiales de la ley. A partir de allí el AIKIDO comenzó a ser utilizado por las fuerzas policiales de Europa y Estados Unidos, más precisamente en sus escuadrones de asalto y antimotines.

El AIKIDO desarrolla una gran velocidad de ejecución y sus técnicas son siempre más efectivas y seguras a la hora de controlar y retener a un agresor. Recordemos que la función de los empleados de seguridad, es también la de procurar causar las mínimas lesiones a la persona inadaptada para evitar consecuencias legales, tanto para sí mismo como para la empresa o institución para la que trabaja. Para finalizar diremos que la práctica de este Arte Marcial facilita el dominio de cualquier agresor, logrando su total reducción y control, en un tiempo favorable y seguro.

Por Fernando Alberto Cartofiel.




15 de noviembre de 2012

Un golpe poderoso viene del cerebro



La materia blanca de los cinturones negros muestra cómo un golpe poderoso viene del cerebro.


Escaneos cerebrales han revelado rasgos distintivos en la estructura del cerebro de los expertos en karate que se correlacionan con su habilidad para golpear.

Artículo publicado el 15 de agosto de 2012 en la página web del Imperial College of London (www3.imperial.ac.uk)

“Brain scans have revealed distinctive features in the brain structure of karate experts, which could be linked to their ability to punch powerfully from close range. Researchers from Imperial College London and UCL (University College London) found that differences in the structure of white matter – the connections between brain regions – were correlated with how black belts and novices performed in a test of punching ability.

Escaneos cerebrales han revelado rasgos característicos en la estructura del cerebro de expertos karatecas que podrían estar relacionados con su habilidad para golpear poderosamente en distancias cortas. Los investigadores del Imperial College London y UCL (University College London) encontraron que las diferencias en la estructura de la material blanca – las conexiones entre regiones cerebrales – están correlacionadas con cómo los cinturones negro y los novatos se desempeñan en una evaluación de su habilidad para golpear.

Los karatecas expertos son capaces de generar fuerzas en extremo poderosas con sus puños. Pero cómo logran esto no se entiende por completo. Estudios previos encontraron que la potencia generada en un golpe de karate no está determinada por la fuerza muscular, lo que sugería que factores relacionados al control cerebral del movimiento muscular podrían ser importantes.

El estudio, publicado en la revista Cerebral Cortex, buscó diferencias en la estructura cerebral de 12 cinturones negro en karate con un promedio de 13,8 años de experiencia y de 12 sujetos de control de edades cercanas que se ejercitan regularmente pero que no tienen experiencia en ningún arte marcial.

Los investigadores evaluaron la potencia del golpe de los sujetos. Pero para hacer comparaciones útiles con los golpes de los novatos, restringieron la tarea a golpes dados en distancias cortas – una distancia de 5 centímetros. Los sujetos vistieron marcadores infrarrojos en sus brazos y torso para capturar la velocidad de sus movimientos.

Como era de esperarse, los karatecas golpearon más fuerte. La potencia de sus golpes parece depender de la coordinación: la potencia generada está correlacionada con lo bien sincronizados que estén los movimientos de sus hombros y de sus muñecas.

El escaneo cerebral mostró que la estructura microscópica en ciertas regiones cerebrales difería entre los dos grupos. Cada región cerebral está compuesta de materia gris, que consiste en los cuerpos de las células nerviosas, y la materia blanca, que está hecha principalmente de las numerosas fibras que llevan las señales de una región del cerebro a otra. El método de escaneo usado en este estudio, llamado diffusion tensor imaging (DTI), detectó diferencias estructurales en la materia blanca del cerebelo y la corteza motora primaria, las cuales son conocidas por estar involucradas en el control del movimiento.


Las diferencias medidas por el DTI en el cerebelo se correlacionaron con la sincronía de los movimientos de las muñecas y los hombros cuando los sujetos golpeaban. La señal DTI también se correlacionó con la edad en la que los karatecas comenzaron a entrenar y la experiencia total en la disciplina. Estos hallazgos sugieren que las diferencias en la estructura del cerebro se relacionan con la habilidad para golpear de los cinturones negros.

“La mayoría de las investigaciones dedicadas al control de los movimientos por el cerebro se ha enfocado en examinar cómo las enfermedades pueden afectar las habilidades motoras”, afirma el Dr. Ed Roberts, del Departamento de Medicina del Imperial College London, quien dirigió el estudio. “Nosotros optamos por una aproximación diferente, buscando qué les permite a los expertos desempeñarse mejor que los novatos en las pruebas de habilidades físicas”.

“Los cinturones negros de karate fueron capaces de coordinar repetidamente sus golpes a un nivel en que los novatos no son capaces. Pensamos que esta habilidad podría estar relacionada con una fina sintonía de las conexiones neurales en el cerebelo, permitiéndoles sincronizar sus brazos con los movimientos del tronco de una manera muy precisa”.

“Apenas estamos empezando a entender la relación entre la estructura cerebral y el comportamiento, pero nuestros hallazgos son consistentes con investigaciones anteriores que muestran que el cerebelo juega un papel crítico en nuestra habilidad de producir movimientos complejos y coordinados”.

“Hay varios factores que pueden afectar la señal DTI, así que no podemos decir exactamente a qué rasgos de la materia blanca corresponden estas diferencias.

Posteriores estudios con técnicas más avanzadas nos darán una imagen más clara”
El artículo original de la investigación se puede encontrar en el siguiente vínculo:




Black belts’ white matter shows how a powerful punch comes from the brain

Brain scans have revealed distinctive features in the brain structure of karate experts which correlate with punching ability.

Brain scans have revealed distinctive features in the brain structure of karate experts, which could be linked to their ability to punch powerfully from close range. Researchers from Imperial College London and UCL (University College London) found that differences in the structure of white matter – the connections between brain regions – were correlated with how black belts and novices performed in a test of punching ability.

Karate experts are able to generate extremely powerful forces with their punches, but how they do this is not fully understood. Previous studies have found that the force generated in a karate punch is not determined by muscular strength, suggesting that factors related to the control of muscle movement by the brain might be important.

The study, published in the journal Cerebral Cortex, looked for differences in brain structure between 12 karate practitioners with a black belt rank and an average of 13.8 years’ karate experience, and 12 control subjects of similar age who exercised regularly but did not have any martial arts experience.

The researchers tested how powerfully the subjects could punch, but to make useful comparisons with the punching of novices they restricted the task to punching from short range – a distance of 5 centimetres. The subjects wore infrared markers on their arms and torso to capture the speed of their movements.

As expected, the karate group punched harder. The power of their punches seemed to be down to timing: the force they generated correlated with how well the movement of their wrists and shoulders were synchronised.

Brain scans showed that the microscopic structure in certain regions of the brain differed between the two groups. Each brain region is composed of grey matter, consisting of the main bodies of nerve cells, and white matter, which is mainly made up of bundles of fibres that carry signals from one region to another. The scans used in this study, called diffusion tensor imaging (DTI), detected structural differences in the white matter of parts of the brain called the cerebellum and the primary motor cortex, which are known to be involved in controlling movement.


The differences measured by DTI in the cerebellum correlated with the synchronicity of the subjects’ wrist and shoulder movements when punching. The DTI signal also correlated with the age at which karate experts began training and their total experience of the discipline. These findings suggest that the structural differences in the brain are related to the black belts’ punching ability.

“Most research on how the brain controls movement has been based on examining how diseases can impair motor skills,” said Dr Ed Roberts, from the Department of Medicine at Imperial College London, who led the study. “We took a different approach, by looking at what enables experts to perform better than novices in tests of physical skill.

“The karate black belts were able to repeatedly coordinate their punching action with a level of coordination that novices can’t produce. We think that ability might be related to fine tuning of neural connections in the cerebellum, allowing them to synchronise their arm and trunk movements very accurately.

“We’re only just beginning to understand the relationship between brain structure and behaviour, but our findings are consistent with earlier research showing that the cerebellum plays a critical role in our ability to produce complex, coordinated movements.

“There are several factors that can affect the DTI signal, so we can’t say exactly what features of the white matter these differences correspond to. Further studies using more advanced techniques will give us a clearer picture.”


Reference


22 de octubre de 2012

ACTITUD E INTENCIÓN EN LA PRÁCTICA




ACTITUD E INTENCIÓN EN LA PRÁCTICA
PROYECCIÓN DEL KI COMO GUARDIA FRENTE AL ADVERSARIO


Por. Fernando Valero Cardona.
Tomado de https://www.facebook.com/note.php?note_id=203540436339570&comments

Cuando vemos el trabajo de los grandes Maestros nos llega la sensación de que el Aikido es absorción, no enfrentamiento, plasticidad, dejar pasar. Y efectivamente es así.
                                   
“El propósito del entrenamiento es tensar lo flojo, fortalecer el cuerpo y pulir el espíritu”(O’Sensei)
                                                                                
Si bien este es el fin que los que practicamos y enseñamos Aikido tenemos, debemos ser conscientes de que existe un camino previo de práctica esforzada. Un largo tiempo de estudio que nos proporciona, a través de las sensaciones del cuerpo, la capacitación física y mental necesarias para transformar una intención de ataque en una situación de natural armonía.
Muchos de nuestros alumnos de medio y bajo grado trabajan imitando la naturalidad de los grandes Maestros. Pero su intención, sus movimientos y, en definitiva, su técnica están vacíos. No hay distancias. No existe la proyección del ki. Las guardias son complacientes y en muchas ocasiones la eficacia de la técnica seria nula frente a un ataque real.

Nada más lejos de mi intención que dirigir la práctica hacia el embrutecimiento o la competitividad entre practicantes, sino el fortalecer el trabajo de base. La capacitación de cuerpo y mente para asumir el ataque de un adversario. Enfrentarse a sus consecuencias y ser capaces, por ello, de transformarlo en un movimiento Único en el que se funden ataque y técnica.

“Para poder iluminar el Sendero es necesario estar preparado para recibir el noventa y nueve por ciento del ataque enemigo y enfrentar el rostro de la muerte”. (O’Sensei)

Una de las principales bases a las que hay que prestar gran atención es a la proyección continuada del ki…. “KOKYU RYOKU”, que debe estar presente en el total proceso de ejecución de una técnica. También en su inicio.
La ejercitación del ki y su fluir continuo en la ejecución de las técnicas es una constante de trabajo en todos los grandes Maestros.
                                                                                           O’Sensei decía a este respecto:
“Un trabajo de tres días no es mas que un trabajo de tres días, un trabajo de un año no es mas que un trabajo de un año, un trabajo de diez años almacena la fuerza de diez años.”

Esta ejercitación del ki, a través del “ KOKYU-UNDO” nos proporciona, conjuntamente con “SHISEI” (posición, actitud, postura) , el KAMAE principal en Aikido. Un kamae que contiene a la vez las fuerzas del ki y la capacidad de percibir todos los detalles y que nos permite , en relación a AITE, tomar la posición más ventajosa.

“Una buena postura refleja la actitud correcta de la mente”.(O’Sensei)
Igualmente , en el ataque , la intención del atacante debe ser motivo de estudio. Vemos practicantes que reflejan en su trabajo como Ukes una actitud complaciente, como si pensaran “me toca caer”, y atacan a su adversario como proporcionándoles un maniquí al que proyectar hasta que cambie el turno de ataque. Su actitud no busca ni estudia el ataque. No revisa si la distancia es propicia, la guardia correcta o si su golpe sería efectivo si lo continuara hasta su máxima expresión. Sólo cae, o se tira que es peor.
En el estudio del ataque no es necesario dañar  al compañero en el transcurso del ejercicio. El atacante siempre debe ser consciente del grado de su compañero y del momento de la práctica y no impedir su estudio. Pero si no existe un ataque real, la técnica tampoco es posible.
“Cuando se adelanta un oponente, enfréntalo y salúdalo; si intenta retroceder, déjalo seguir su camino”. (O’Sensei)
            
Así, desde la primera acción del contrario y saliendo en diagonal de la línea de ataque imaginaria para dejar el espacio al atacante, proyectamos nuestro ki contra la intención del atacante, sobre su centro.

Desde el mismo instante en que el atacante manifiesta su intención, la proyección de nuestro ki, fluyendo por nuestros brazos y dedos, debe constituirse como nuestra primera y única guardia. Consistente, poderosa, pujante y siempre dirigida al centro de equilibrio de nuestro adversario.
Frente a un ataque inesperado, el fluir del ki se convierte en escudo defensivo y arma de contraataque al mismo tiempo.
“Tu espíritu es el verdadero escudo”
“Continuamente los oponentes nos confrontan pero en realidad no hay allí oponente alguno. Entra profundamente en el ataque y neutralízalo atrayendo la fuerza que va en dirección errada hacia tu propia esfera”(O’Sensei)

No importa la opción de ataque del adversario. Nuestro ki, dirigido desde nuestro centro hacia su centro en el tiempo y distancia adecuado, impide la entrada del ataque y un contacto inicial que determinará la                        continuación armónica de la técnica.
                             
“En nuestras técnicas entramos completamente, nos mezclamos en totalidad y controlamos con firmeza un ataque. La fuerza se encuentra cuando el ki es estable y está concentrado; la confusión y la malicia surgen cuando el ki se estanca” (O’Sensei)

Una vez iniciado el ataque y proyectado nuestro ki sobre el adversario, se produce un punto de contacto con el atacante. Punto que no debe provocar bloqueos , ya que esto evitaría el fluir natural del ki, y es este fluir natural el que permite encontrar las direcciones de trabajo en unión con el atacante.
Ya sea continuando en omote sobre la misma dirección en sutji ashi o ajumi ashi, cambiando la dirección con los tenkans, o variando las guardias adelante o atrás, nuestro ki debe seguir fluyendo desde nuestro centro sobre el centro del adversario, haciéndolos uno sólo. 
      
Nuestro centro proporciona el ki que, principalmente, fluye a través de nuestros brazos, los cuales no van dando bandazos a un lado y otro empujando y saliendo de nuestro eje. Es el desplazamiento de nuestro centro el que determina la nueva posición de unos brazos que no dejan de proyectar el ki, dando acomodo a los mismos para realizar la técnica más adecuada.


“La clave de la técnica es mantener manos, pies, y caderas derechos y centrados. Si estás centrado, puedes moverte con libertad. El centro de tu cuerpo es el vientre; si tu mente también está allí, tienes la victoria asegurada en toda acción” (O’Sensei)
Una vez adquirida una buena base en la guardia que proporción una correcta proyección del ki, podremos evolucionar en trabajos más sutiles, en movimientos más ligeros y anticipativos, siguiendo el proceso natural de aprendizaje: ko tai (estado sólido), ju tai (estado fluido), eki tai (estado líquido) y ki tai (estado gaseoso).
KO TAI: Primer nivel de trabajo, sólido y preciso. La fuerza física se emplea sinceramente. Las técnicas se ejecutan con precisión.
JU TAI: Frente a un ataque pujante, movimientos relajados y sin contracciones inútiles.
EKI TAI: El sentido de la anticipación permite fluir con el ataque.
KI TAI: Sólo ofrecemos la posibilidad del ataque  y envolvemos a uke  con la acción del ki sin necesidad del contacto.
“En tu adiestramiento, no te apresures, ya que dominar lo básico y llegar al primer peldaño lleva un mínimo de diez años. Nunca te imagines ser maestro de la perfección que todo lo conoce; debes continuar tu entrenamiento diario junto a tus amigos y discípulos y proseguir juntos en el Arte de la Paz.” (O’Sensei)

Por. Fernando Valero Cardona.
Tomado de https://www.facebook.com/note.php?note_id=203540436339570&comments

Explicación Aikido

Aikikai de Cali

Aikikai de Cali
Participantes Aikikai de Cali Seminario Nacional MAYO 2012

Seminarios Sansuikai Internacional

Seminarios Sansuikai Internacional
Seminarios Sansuikai Internacional Latinoamerica

Lugares de Práctica y Horario

Sede Sur de Cali
ESCUELA DE ARTES MARCIALES DOJO VICTORIA.
Cra. 56 # 11A - 63, Dentro del Gimnasio las Pilas. Cel. 301 792 2992 Cali, Colombia.

Sede Norte de Cali
CENTRO DE ARTES MARCIALES RENSHUKAN (www.renshukan.com) Avenida. 4 Norte No. 43N-25 Barrio La Flora. Tel. +57 2 664-4709 Escuela Cel.+57 310-821-8820. Cali, Colombia

Aikikai de Cali Cel. +57 301-792-2992, +57 311-383-6144
Haz Click aquí para ver los Horarios